En ningún momento exponer los riesgos o las ventajas de inmigrar puede ser entendido como un exhorto a abandonar la legalidad. En todo caso, sugerimos que en el caso de aquellas personas que deseen probar suerte en otras fronteras, deben ante todo conocer realmente lo que les puede esperar del otro lado y el riesgo que significa abandonar la legalidad.

Hay países que por su baja tasa de natalidad o por no tener un gran porcentaje de población joven, favorecen a partir de su normativa legal, la inmigración de jóvenes. Evaluar estas alternativas para buscar nuevos horizontes también debe pasear por la mente del futuro emigrante. Sugerimos en todo caso, que la inmigración se realice siempre de manera legal o lo mejor informado posible, con la idea de evitar el resultado contrario, es decir, el empeoramiento de la calidad de vida.

La mejor información puede ser obtenida a partir de la investigación propia o la contratación de servicios de consultoría que eviten futuros traumas y suavicen lo que sin duda alguna será un largo camino.

En el primer caso, será mucho el ahorro en dinero que podrá obtener, sin embargo, la inversión en tiempo será enorme, porque muchos de los trucos que conocen por experiencia propia los consultores y expertos no podrán ser conocidos por personas que no se dediquen exclusivamente a esta materia.

En el caso de escoger la opción de buscar una asesoría para comenzar el camino de la inmigración, se deberá tomar en cuenta que no siempre el resultado, por mucho que haya sido el tiempo y dinero invertido, será el esperado. También se debe tener en cuenta que los tiempos de respuesta no estarán siempre acordes a la urgencia y necesidad que exponga el solicitante, por lo que paciencia y calma deben ser dos palabras que lo deberán acompañar mientras dure el trámite en cuestión.